Salud

Depresión, ansiedad y ataque de pánico: Diferéncialos

depresión, ansiedad y ataque de pánico

Depresión, ansiedad y ataque de pánico. Son términos que podríamos confundirnos por los signos que mostramos. Se trata de trastornos que afectan en forma distinta nuestra forma de sentir el mundo, y de relacionarnos con él. Son “enfermedades del alma”, que, si son tratadas a su debido tiempo pueden desactivarse.

La depresión y la ansiedad son dos trastornos diferentes, pero que muchas veces pueden ir de la mano. Si bien tienen síntomas distintivos, hay algunos que se comparten como la sensación de vacío. Saber identificar las diferencias que hay entre la depresión, ansiedad y ataque de pánico, es esencial para empezar a trabajar en ello.

Por otro lado, los ataques de pánico son un tipo de trastorno de ansiedad. Cada trastorno de ansiedad tiene diferentes síntomas, pero todos los síntomas se agrupan alrededor de un temor irracional y excesivo. En el caso de los ataques de pánico, el miedo es a perder el control, o a la sensación de inminente desastre.

Diferencias entre la depresión, ansiedad y ataque de pánico

Depresión

La tristeza, la angustia, el desánimo, la desmotivación, el cansancio, la pérdida de la capacidad para sentir placer con las cosas cotidianas, a veces la ansiedad asociada, los trastornos de memoria y también la pérdida del proyecto de vida, pueden ser indicadores de que la persona padece de depresión.

Los síntomas están bastante definidos, no existe una causa única conocida para la depresión. Más bien, esta parece ser el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos, y psicológicos.

Muchas veces podemos confundir depresión con tristeza aguda, pero en definitiva no es lo mismo. Por ejemplo, una persona que sufre la muerte de un ser querido puede estar deprimida, esto es, sufrir una tristeza y un dolor muy grande. Pero definitivamente no padece depresión. ¿Por qué? Porque la tristeza tiene un origen detectable, y además es pasajero. Seguramente, tras sufrir una pérdida estemos un tiempo alejados del mundo, pero eventualmente la sensación de agobio desaparecerá.

Síntomas de depresión
  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad, vacío o pesimismo.
  • Sentimiento de culpa, que eres inútil, irritabilidad, inquietud.
  • Perdida de interés de las actividades que realizaba antes.
  • Fatiga y falta de energía. Insomnio, despertar temprano, dormir demasiado.
  • Comer en exceso o falta de apetito.

Ansiedad

Cuando esta sensación excede el umbral de lo esperable para una situación determinada o se pone en marcha en forma indiscriminada, interfiere en las actividades de la persona deteriorando su calidad de vida e impidiendo la realización de las actividades cotidianas. Es entonces que la consulta con un médico especialista se vuelve necesaria y urgente. Los síntomas físicos generalmente asociados a la ansiedad afectan a múltiples sistemas, entre ellos están, las cefaleas, sensaciones de ahogo, palpitaciones, alteración del tránsito intestinal, etc. A diferencia de la ansiedad relativamente leve y transitoria causada por un evento estresante (tal como hablar en público o una primera cita amorosa, los trastornos de ansiedad duran por lo menos seis meses y pueden empeorar si no se los trata.

Ataques de pánico

Es un trastorno de ansiedad, que se expresa en ataques repentinos de miedo, en los que la persona siente una sensación de ahogo y de temor extremo, que se traduce en síntomas corporales, como el dolor en el pecho, sudor frío, entre otros.

Los ataques de pánico se caracterizan por tener temor a cierto desastre o miedo a perder el control.

Una persona también puede tener una reacción física fuerte. Esta reacción se puede sentir como un ataque al corazón. Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento y muchas personas se preocupan y tienen miedo a la posibilidad de tener otro ataque.

¿Cómo puede ayudarse usted mismo?

Si sufre alguno de estos trastornos, tenga en cuenta que tiene que acudir a un especialista y siga estos consejos:

  • Comience a practicar actividades o ejercicios de una forma moderada. Vaya al cine, practique algún deporte, concurra algún evento que solía disfrutar.
  • Participe en actividades religiosas, sociales.
  • Trata de pasar más tiempo con otras personas como amigos, familiares, un confidente. No se aislé.

  • Aplace las decisiones importantes como un matrimonio, cambio de empleo, etc. Hasta que se sienta mejor.
  • Hable sobre su decisión con otras personas que lo conozcan bien y tengan una visión más objetiva.
  • Debe recordar que los pensamientos positivos reemplazan a los pensamientos negativos a medida que pase el tiempo.

Leer más temas aquí: https://www.mimejorguia.com/categoria/salud/

Facebook Comentarios

Administrador de Mi Mejor Guia

Somos un grupo de profesionales con vocación de servicio. Brindamos la mejor asesoría para ayudar a las personas ser mejores ciudadanos.