Pareja

Los besos en la pareja: ¿Por qué dejan de hacerlo?

los besos en la pareja

La rutina es una mala amiga en la pareja, esto hace que la pareja caiga en el aburrimiento y los besos en la pareja estén en vía de extinción.

¿Pasión, amor, romanticismo, aburrimiento? ¿Qué es lo que nos va transmitir el bes que nos demos? Besos hay de todo tipo, como personas hay en el mundo. Y a cada quien le gustará determinado estilo. Lo cierto es que, ya una vez en pareja, los besos parecen extinguirse. Del “piquito” rara vez se pasa. ¿Por qué, con el tiempo, se pierde esa magia que, en nuestra adolescencia y juventud, y en los primeros momentos con nuestro amor, nos mantenía con la libido hasta el cielo? Acaso, ¿No son los besos la previa de todo encuentro amoroso?

La importancia de los besos en la pareja

Aunque el dicho popular reza por un beso y un vaso de agua no se le niegan a nadie; y aunque los adolescentes y jóvenes repartan sus besos a lo loco, sin medir con quién, estos son de gran relevancia para nuestro ser más íntimo. Incluso, se ha comprobado que el primer beso es más importante que perder la virginidad. ¡¿Cómo es posible esto?! Esto lo revelo Sheril Kirshenbaum, bióloga de la Universidad de Texas (EE.UU.), en su libro “La ciencia del beso”, donde agrega que la mayoría de las personas recuerdan con detalle su primer beso.

Los besos son el mejor antidepresivo, al estimular la liberación de endorfinas, opiáceos naturales del organismo que provocan una sensación placentera, el beso actúa como antídoto para la depresión, la angustia y el desánimo. Un beso permite mantener una conexión entre la pareja, se sientes más unidos y compenetrados.

¿Perdemos las ganas de besar?

Parece ser una regla: después de un tiempo de estar juntas, las parejas ya no se besan como antes. Eso de perderse en los labios del otro es apenas un hermoso recuerdo. “El beso, como demostración de afecto, es una manifestación que comienza en la primera infancia”.

El beso en la boca quedará exclusivamente reservado para la pareja, con la que la finalidad será la de tener relaciones sexuales con miras de procrear, explica el psicólogo Miguel Erglis.

De todas formas, continúa el especialista, se supone que no necesariamente el beso como manifestación erótica desaparecerá: “Muchas veces en la vejez se conserva el erotismo, pero en otros casos ya la genitalidad no será prioridad. A lo mejor, confluirán en esto factores hormonales y psíquicos. Es por eso que la pérdida de las ganas de besar puede deberse a muchas causas”.

Para el psicoanalista Juan Pinetta, con respecto a la pérdida de las ganas de besar, “se puede pensar que en las épocas más jóvenes hay una mayor necesidad de reencuentro con esa sensación de unión infantil, lo cual en la adultez se va atenuando ante la aceptación de la individualidad”. Pero, explica, pueden influir otros factores como, por ejemplo: el deterioro de la pareja, ya sea por obligaciones laborales, familiares, la crianza de los niños o porque simplemente todas tus energías lo vuelcan en otras cosas como el crecimiento profesional, anulando la necesidad de tu pareja.

Beneficios físicos y psicológicos del beso

Están demostrados, a través de numerosas investigaciones, los beneficios extraordinarios que proporcionan los besos al ser humano. Erglis menciona: “psicológicamente el beso también es una manifestación de unión y simbiosis, algo perdido para siempre por el ser, pero continuamente buscado”. Para Pinetta el beso es, básicamente, demostración de afecto mutuo. “La percepción psíquica de poder corresponder al otro y a la vez, que ese otro nos corresponda. Es como una carga de batería extra que nos hace sentir cobijados por un ser querido, confirmando que nos tiene en cuenta en su mente. El rechazo o el dar vuelta la cara provoca gran desconcierto en la victima generando una depresión que debería ser pasajera.

A nivel físico, continúa este especialista, está demostrado que el bienestar psíquico influye sobre la fisiología: “Cuando alguien es besado se provoca una sensación de bienestar porque se libera al flujo sanguíneo una hormona llamada oxitocina, que interviene también en el orgasmo, el parto y el amamantamiento. ¿Hay algo más vital que todo eso?

A esto se suma también la liberación de endorfinas, neurotransmisores vinculados a la sensación de bienestar. Hay que besarse para no deprimirse, dicen algunos. El tema pasa por encontrar a alguien que sea aceptado. El asunto nunca es con cualquiera. Ese ser que se desea besar siempre reúne ciertas características que tienen que ver con nuestros deseos, nuestra historia.

Esto te podría interesar: https://www.mimejorguia.com/salud/las-endorfinas-genera-naturalmente/

¿Cómo recuperar las ganas de besarse?

Cuando hay amor, siempre es factible reencontrar la pasión y el erotismo perdidos. Sucede que, y en esto los expertos coinciden, la rutina y la monotonía pueden provocar una convivencia aburrida.

Algunas recomendaciones para revivir el hábito del beso en la pareja son:

  • Besar a tu pareja antes de irte y al llegar a tu casa.
  • No olviden besarse antes de dormir.
  • Besa sin miedo, sin pensar necesariamente en las relaciones sexuales.
  • Besa a tu pareja al felicitarla por algo: Cuando sea su cumpleaños, cuando este feliz porque logró algo, etc.

Cuando comiencen a besarse, notarán como la relación irá mejorando y volverá a ser romántica como antes.  Los besos en la pareja es algo que no se debe de perder con los años, y si aún así sucediera y ambos desean retomar esas muestras de afecto, no es tarde. No dejes que la rutina invada tu relación de pareja.

besos en la pareja

Leer más temas aquí: https://www.mimejorguia.com/categoria/pareja/

Facebook Comentarios

Administrador de Mi Mejor Guia

Somos un grupo de profesionales con vocación de servicio. Brindamos la mejor asesoría para ayudar a las personas ser mejores ciudadanos.