Negocios

Cuidado con el síndrome de burnout

síndrome de burnout

Síndrome de Burnout  “Síndrome del Quemado”

¿Qué es el síndrome de burnout?

El síndrome de burnout es un estado de agotamiento tanto físico como mental que llega al extremo de provocar que la persona se derrumbe totalmente. Por eso se le define como “problemas relacionados con el manejo de las dificultades de la vida”, “generalmente afecta a trabajadores cuya profesión o actividad está relacionada con la atención a otras personas, con problemas muy graves, dolorosos, difíciles de enfrentar y, muchas veces, sin solución posible.

¿Quiénes son los más afectados?

Es el caso de los médicos, enfermeras, terapistas, maestros de educación especial, trabajadores de penales, bomberos, policías, asistentas sociales, entre otras actividades laborales (incluyendo psicólogos) que los ponen en contacto con seres que sufren y a quienes no se les puede ayudar ya más. Un detonante también puede ser el trabajar muchos años en ese tipo de ocupaciones y no poder acceder cambio de ambiente o tener problemas en casa y en el trabajo.

Las personas más comprometidas y apasionadas con su trabajo son las que tienden a sufrir las consecuencias de su emotividad si es que no saben manejar las adversidades a las que están expuestas en su relación con sus pacientes, clientes o personas a las que ayudan.  La sobrecarga laboral y el estrés sostenido afectan con más intensidad a las mujeres.

¿Cómo reconocer el burn out?

Un síndrome es un conjunto de síntomas y estos son los principales:

  • Excesivo cansancio: Que dura demasiado, aunque no se haya tenido una gran actividad física o mental.
  • Sensación de debilidad: Que se prolonga a lo largo del día e incluso en la noche, lo cual ocasiona alteraciones del sueño como insomnio o, todo lo contrario, hipersomnia o momentos de gran somnolencia.
  • Irritabilidad, desgano, agobio, se anula la capacidad de disfrute de todo aquello que antes nos gustaba y alegraba.
  • No se tiene capacidad para lograr relajarse, aunque la persona ya se encuentre en casa o en sus momentos de descanso.
  • Esto en el aspecto físico se traduce en dolores musculares o de cabeza, debido a la tensión y molestias muy diversas.

¿Cómo superarlo?

Para poder dar atención a situaciones que involucren emociones y sentimientos dolorosos o negativos, en primer lugar, hay que estar en paz con uno mismo y eso se logra:

  • Aprende técnicas de relajación que puedas realizar en alguna pausa o momento libre.
  • Fíjate horarios y cúmplelos. Dejar de almorzar o tomar minutos de descanso solo te conducirá a un desgaste físico y emocional que se irá agravando en la medida que sientas que todos los demás siempre son más importantes que tú.
  • Comunícate con tus compañeros de trabajo para mejorar el trabajo en equipo y apoyarse unos a otros. Para aligerar la tensión, hagan dinámicas o actividades que los diviertan y relajen, aunque sea una vez al día. Pueden ser tan solo minutos que los ayudarán a despejarse.

  • Imprescindible: Aprende a separar tu vida personal y familiar de tu trabajo. No lleves a casa los problemas y las cosas dramáticas que viste o viviste en tu vida laboral.
  • Aprende a decir no a lo que te incomode. O cuando te recargan las tareas. Es posible hacerlo sin crearte conflictos si es que sabes exponer tus ideas en forma constructiva.

  • Refuerza tu red de familia y amigos. Son tu soporte emocional y también físico. Estas personas muchas veces te pueden aliviar el estrés y el cansancio ayudándote. Lo que te quitará alguna carga cuando lo requieras.
  • Cultiva un pasatiempo. Si ya has llegado al burnout te dirás que no tienes tiempo, que no hay dinero para eso, etc. Pero si puedes tomarte diariamente, aunque sea diez minutos a solas para escuchar música, leer algo interesante, orar, meditar, hacer yoga, caminar, regar tus plantas, hacer una manualidad, etc.

  • Cambia de actividad profesional u ocupacional. Claro, siempre y cuando esto sea posible, pues es algo radical y que no siempre podemos hacer; sin embargo, no está demás buscar nuevos horizontes.
  • Haz oído sordo a los rumores. No escuches rumores, chismes, ni comentarios negativos y jamás te involucres en este tipo de conductas que solo causan daño.

Leer más temas aquí: https://www.mimejorguia.com/categoria/negocios/

Facebook Comentarios

Administrador de Mi Mejor Guia

Somos un grupo de profesionales con vocación de servicio. Brindamos la mejor asesoría para ayudar a las personas ser mejores ciudadanos.